Kike Santander comparte sus experiencias vitales, éxitos y fracasos a través de su libro ‘Por amor a la música’

El compositor y productor colombiano Kike Santander, popular en España por ser el director de la academia del programa televisivo Operación Triunfo, comparte con el lector sus experiencias vitales, entre ellas sus éxitos y fracasos, a través de su libro ‘Por amor a la música’ (Urano).

Así, con la música como hilo conductor, Santander narra episodios fundamentales de su vida que van desde su infancia hasta la actualidad, pasando por sus comienzos profesionales, su conflicto vocacional, sus éxitos en compañía de Emilio Estefan y cantantes como Jennifer López, Gloria Estefan, Luis Miguel, Cristian Castro o David Bisbal, entre otros, o sus “reveladoras” crisis personales, según explicó a Europa Press.

“Con este libro, he querido compartir muchos momentos de mi vida con el lector para mostrarle lo que yo he encontrado de valor en ellos y con el objetivo de que pueda servirle de algo –aclaró–, por lo que en él quedan reflejados mis principios vitales, morales y mi forma de enfrentar la vida, en definitiva, mi verdad”.

Al hilo, el presidente de la junta directiva del Grammy Latino expresó que con el paso de los años la música se ha ido transformado en una “misión, un vehículo de comunicación de lo que yo soy realmente”.

En este sentido, el compositor aseguró que, aunque la música “también sirve para ganar dinero y no hay nada de malo en ello”, a él le ha valido para el amor, para superar sus crisis y, en estos momentos, como camino de exploración para trascender a lo espiritual, a la dimensión superior que hay en el hombre”.

Entre otras anécdotas, Santander se detiene en la experiencia que supuso escribir su primera canción, ‘En el jardín de mis amores’, que luego convirtieron en éxito Gloria Estefan y Alejandro Fernández: “escribí mi primera canción sin esperar nada, sólo quería convertir en sonido un sentimiento hacia mi padre, pero luego, cuando la escuché, fue algo mágico y me mostró que no hay límite, que siempre se puede ir más allá”.

También recordó el músico su etapa como compositor de ‘jingles’ publicitarios, que abandonó porque sentía “muy limitada” su expresión artística, que se restringía a “componer para vender productos” cuando lo que quería era “hablar del amor y la vida”.

LAS “VALIOSAS” LECCIONES DEL FRACASO

Por otro lado, en ‘Por amor a la música’, Santander hace especial hincapié en la experiencia del fracaso y las “valiosas lecciones que ofrece”, asegurando que el ser humano tiende a apoyarse en sus fortalezas y rechaza este tipo de experiencias límite, con lo que queda “incompleto”.

“En estas crisis personales o profesionales me he sentido muy cerca de mí mismo y de la médula de la vida, he desarrollado potencialidades que desconocía”, apuntó, a lo que añadió que “el hombre debe conocer las energías que tiene dentro de sí y que lo esclavizan, porque si no, transmite un mensaje caótico y superficial”.

En esta línea, Santander afirmó que, debido a su imagen pública, siente que tiene contraída con el público la responsabilidad de reflejar lo mejor de si mismo, por lo que experimenta una búsqueda constante y una lucha diaria contra su vanidad, “una de las mil caras del ego”, que, según afirmó, lo separan de él mismo y de los demás.

En la persona de Kike Santander confluye una triple faceta, según apuntó y se revela en el libro. Por un lado, es un hombre de ciencia, licenciado en medicina, por otro es un artista “sensible a la belleza” y, por último, es una persona “profundamente” religiosa, que incluso se planteó en el pasado ser sacerdote.

“Para conseguir una convivencia pacífica entre estos tres perfiles, trabajo por conseguir la armonía y el equilibrio, también necesarios para conseguir mi meta: vivir de forma espiritual en un mundo material”, señaló.

Es precisamente este principio armónico lo que define para el compositor el éxito: “el verdadero éxito se consigue logrando un equilibrio entre lo exterior y lo interior”, aseguró.

OT: UNA “PLATAFORMA PRIVILEGIADA PARA TRANSMITIR”.

Asimismo, el productor confesó que su experiencia como director de la academia de Operación Triunfo le ha permitido entrar en contacto con jóvenes talentos y observar la manera en la que se enfrentan a sus miedos y esperanzas.

De este modo, apuntó que concibe la academia como una “plataforma privilegiada” a través de la cual contactar con el mundo, de “hablarle a la gente y transmitirle algo honesto”, así como supone la posibilidad de seguir trabajando en la música.

Según Santander, es justamente la honestidad y la originalidad lo que demanda el público actual de un cantante, que “no tiene porque cantar extraordinariamente bien, sino proponer algo real y original”.

Por último, el compositor anunció que tiene previsto trabajar con Shaila Durcal a principios del próximo año, además de continuar promocionando la Batuka. Sin embargo, respecto al regreso a las pantallas de Operación Triunfo, mantiene, por el momento, la incógnita.

Share

Deje una respuesta

*