Cómo hacer que Internet sea más inteligente, según Howard Rheingold

Posted on junio 29th, 2012 by by juangone

¿Quién es Howard Rheingold? Es el académico más reputado del mundo en temas de redes sociales y colaboración en Internet. Inventó el término ‘smart mobs’ (multitiudes inteligentes) para designar cómo la colaboración en Internet puede aumentar la inteligencia colectiva. Estuvo en el Foro Telefónica de Cultura Digital contando cuáles son las habilidades que, según cree, pueden hacer que Internet sea más “inteligente“.

¿Cómo es eso de ‘Internet inteligente’? Básicamente, una Red que les ofrezca a sus usuarios contenidos y oportunidades valiosas y relevantes. Eso, dice Reingold, se consigue por medio de cinco habilidades que, juntas, permiten entender cómo funcionan las redes sociales y el mundo digital: atención, ‘detección de basura’, colaboración, participación y trabajo en red. Así se obtienen.
Atención.

¿Cómo concentrarse en lo importante en medio de las distracciones? “La clave es concentrarse en la mente –dice Rheingold–. Eso simplemente significa ser consciente de dónde se está poniendo la atención“. Eso se logra, dice él, teniendo presente que cada clic es una decisión y –en lugar de dejarse llevar por el correo, el Facebook o las alertas de cualquier cosa– siendo consciente de por qué se toma cada una de esas decisiones.

El asunto es que el ‘multitasking’ se convirtió en un modo de vida. Y aunque muchos creen que hacerlo mejora la calidad del trabajo, Rheingold cita un estudio de la U. de Stanford, según el cual eso solo es cierto para el 5% de las personas. Al resto, nos toca concentrarnos.
‘Detección de basura’.

¿Cómo separar la información confiable de la que no lo es? La clave, como en el periodismo, es la diversidad de fuentes. Rheingold propone utilizar el método de la triangulación, que consiste en afirmar algo solo después de que tres fuentes independientes lo confirmen. Además, es importante evaluar quién emite los contenidos antes de publicarlos. Y en eso, Internet puede ayudar a verificar qué dicen otros de esa fuente y si ha sido replicada o no por otros sitios o twitteros confiables.

Rheingold dice que hay que tener cuidado con “no prestarles atención solo a las personas y fuentes con las que estamos de acuerdo. La gran posibilidad que tenemos [gracias a Internet] es contar con muchas, muchas fuentes de información, pero la debilidad de esa posibilidad es que solo le prestamos atención a las fuentes con las que estamos de acuerdo“.
Colaboración y participación.

“Ni siquiera estaríamos hablando de Internet en absoluto, no habría ninguna Red, si la gente no hubiera participado“. Por eso, la mejor manera de garantizar que la Web siga siendo útil, y siga permitiendo hacer cosas grandes –como revoluciones– es que la gente siga aportándole contenidos y no solo los consuma.

Además, la participación ayuda a que la Web siga estando al servicio de las mayorías. “Hay todas las maneras de participar, y si no las usamos van a ser menos importantes e Internet será menos abierta”, anotó.

La participación engendra colaboración. Juntando los esfuerzos de varias personas, y aprovechando que muchas de ellas colaboran espontáneamente en las comunidades y en las iniciativas Web, “es posible que las cosas se hagan“.
Trabajo en red.

Finalmente, todo esto funciona cuando las personas se conectan entre sí. La importancia de las comunidades, dice Rheingold, es que influyen en cómo se comporta la gente. Tener contactos en Facebook es importante, pero “no es tan importante como la cantidad de personas que necesitamos para conectarnos con las redes de otras personas, que son diversas y valiosas“.

Juan Gonzalo Angel Restrpo

www.juangonzaloangelrestrepo.com

Share

Tags: , , ,